miércoles, 25 de marzo de 2009

LA GRAN LECCION DE JADE GOODY

Tengo que reconocer que sondear en las páginas de internet en las cuales he podido profundizar sobre la vida pública de Jade Goody me ha dejado impresionada, todavía podrías hacerlo tú también pero te advierto que es duro. Muchas críticas ha recibido esta niña de 27 años por dejar que la gente pudiera ver en directo su sufrimiento ante las cámaras de televisión, pero también ha sido admirada y aplaudida ya que lo hizo para dejar a sus hijos una herencia que les asegurase un futuro con mejores condiciones y posibilidades en la vida. Yo no he seguido los capítulos del Gran Hermano Inglés, primero porque me suelen aburrir un montón ese tipo de programas y segundo porque no cuento con el canal inglés que lo transmitía; pero creo que si hubiese tenido el canal talvez en algún momento me hubiese quedado mirándolo, porque no creo que la gente lo viera porque fuera un morbo el sufrimiento ajeno, no creo que a nadie le guste ver sufrir a una persona, a no ser que tenga algún tipo de problema mental. Imagino que la razón sería el acompañarla en esos momentos de tanto dolor, es más, pienso de Jade así lo sintió, así lo vivió y es así como se sintió amada porque amaba el espectáculo, la fama, la TV, las cámaras, el público. Lejos de juzgarla, admiro su valentía, el poder tragarse sus lágrimas delante de sus hijos, el sonreir ante su público saludando al entrar y salir del hospital; no le importó que tanto amigos como no tan amigos la vieran sufrir con tal de que sus hijos tuvieran un futuro. Ella me ha recordado lo efímera y paradójica que es la vida, de ser odiada a ser amada, de la pobreza a la riqueza, de la salud a la enfermedad hasta que la muerte lo separa y entonces la vida es muerte pero se hace vida en cada mujer que a partir de su testimonio pueda salvar su vida y cuidar de sus hijos, en sus hijos a quienes dejó su herencia, en sus amigos, familiares, y todas las personas que recordarán su fuerza, su amor. Jade seguirá viva recordándonos que de todo mal hay algo bueno que sacar, que aunque nos estemos muriendo tenemos mucho que dar, que la muerte no es el final, que siempre se puede luchar.
Hay gente que ha dicho que para morir con dignidad se debe morir en la intimidad, que este show en el que ella transformó sus últimos días ha sido anti-ético, yo diría que morir con más dignidad que Jade puede que Jesús de Nazareth y justamente es uno de los que mejor muerte anunciada tuvo y más pública imposible. Uyy!!, cómo comparar a Jade con Jesús!!, ¡Dios mío que heregía!!, pues no creo que Jesús la aparte de su lado, y quien sea tan digno, quien se crea tan ético, tan perfecto, que tire la primera piedra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LA RESISTENCIA MENTAL - CONFIANZA EN TÍ MISM@

     S in duda el deporte es una herramienta para mejorar la capacidad de resistencia mental, lo que hoy llamamos resilencia.  Esa cap...