miércoles, 25 de marzo de 2015

LA FELICIDAD



Definir el concepto de felicidad aunque sean con simples o bien, complejas composiciones de ideas propias o ajenas emanadas del intelecto; posiblemente nos aleje de su comprensión. Si queremos hablar de felicidad es porque nos resulta interesante saber sobre ella, nos resulta interesante porque nos gustaría hacerla parte de nuestra vida y vivirla en su mayor plenitud posible, en definitiva lo que queremos es “ser felices”.

Más que definirla, para hablar de la felicidad no nos queda más remedio que abrir el corazón (aunque para los muy cerebrales esto pueda resultar extraño), pero no existe otro camino, a partir de allí entramos en un mundo de sentimientos y emociones en el que confluyen todos los dialectos del lenguaje del AMOR, la felicidad es uno de sus principales dialectos. Entonces podemos comprender que la fuente de la felicidad viene del amor en todas sus expresiones; porque ella se manifiesta en nuestro interior cuando somos capaces de amar y ser amados.

Pero estas dos palabras no parecen suficientes cuando la realidad se nos presenta con frases como “El dinero no hace la felicidad, pero ayuda”. Porque para ser felices… hay que estar preparados, eso significa que debo estar conectado con esa fuente de la que nace y para estar conectado a ella debo hacer que se exprese a través de mí, convirtiéndome en un cable conductor de corriente por donde la energía fluya y se manifieste en mis actos de solidaridad, comprensión, tolerancia, pequeños o grandes actos de sacrificio que hagan que el otro se sienta amado porque puede verlo y sentirlo sin lugar a dudas, entonces estoy amando y preparado para recibir amor que es una respuesta inmediata cuando el otro está preparado para la felicidad.

¿Entonces mi felicidad depende de que el otro esté preparado? __ Talvez, pero para eliminar esa dependencia debo aprender el desapego, porque el “otro” puede ser no solo el amor de pareja, sino mis hijos, mis amigos, parientes, vecinos, personas a las que ayudar, en fin… la sociedad misma en la que puedo volcar mi capacidad de amar, a los que puedo entregar mi riqueza interior, mi sabiduría y ante quienes puedo poner a disposición el ejercicio de mis talentos. Desde allí la felicidad es sentirse valioso, útil, capaz, soberano de mí mismo.

Jesús es un gran maestro de la felicidad, como lo puede ser también Buda, Mahoma, incluso Gandhi o el Dalai Lama, pero de entre ellos, personalmente, el que más me gusta es Jesús, porque es el que más claro ha dejado el significado del amor, llevándolo hasta el límite. El dijo que …El que quiera entrar en el reino de los cielos debe hacerse como niños… querer comprender la felicidad es querer entrar en el reino de los cielos, hacerse niño significa no intentar comprenderla desde nuestro intelecto adulto, desde nuestro ego sino desde la humildad del sabio que sabe que no sabe nada.

Existe un cuento que leí hace poco que trata de un niño y un anciano…
El anciano le dice al niño que todo ser humano tiene en su interior un lobo bueno y otro malo, el niño pregunta cual es el más fuerte y gana siempre, el anciano le contesta que será aquel al cual alimentes. Desde allí, la felicidad es más que un fin, un camino, es tomar la decisión de practicarla como los atletas hasta ser lo suficientemente felices como para no dejarse ganar por el desánimo, la incomprensión, la ira, los apegos etc. Es toda una filosofía de vida, es cuestión de sabiduría interior que no se puede aprender sin abrir la puerta de los sentimientos y las emociones, porque es entrar en lo más profundo del ser humano, porque la felicidad no es propiedad de nadie, está al alcance de todos, no depende de los muchos libros que haya leído, ni las muchas riquezas materiales, aunque pueden ayudar, pueden darme una llave talvez, pero la puerta que abre hacia esa corriente es la del corazón y esa puerta solo puede ser abierta por cada uno.

Concluyendo: La felicidad es un estado de bienestar que emana de la capacidad de amar puesta en acción, es valorar la vida en todas sus facetas, comprender que estoy en ella gracias a una fuerza maravillosamente mágica que ha hecho que YO de entre millones de espermatozoides y óvulos que luchaban a contra reloj para unirse y nacer en la tierra, he sido el campeón, he logrado mi primera carrera, la que me trajo a vivir esta experiencia en este planeta, YO soy un privilegiado, tengo la oportunidad de vivir aquí y ahora, la oportunidad de luchar por lo que sueño, de sentir millones de sensaciones, de dar y recibir. La felicidad la encontraremos siempre en dar. Porque como dijo hace poco, para mí, un gran maestro de la felicidad el ahora ex presidente de Uruguay, Pepe Mujica “… Por muy jodidos que estemos, siempre tenemos algo que dar.

Sus discursos son bellos homenajes a la felicidad, aquí os dejo algunas direcciones en donde las podréis disfrutar.

https://www.youtube.com/watch?v=03WEw3GC1wk

https://www.youtube.com/watch?v=aaLCZ14qwF4

2 comentarios:

  1. Yolanda, me encanta ver esta preciosa entrada en el blog vivo. ¡Adelante!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Gracias!!, es que a todos nos viene bien esto de la felicidad, jeje

    ResponderEliminar

LA RESISTENCIA MENTAL - CONFIANZA EN TÍ MISM@

     S in duda el deporte es una herramienta para mejorar la capacidad de resistencia mental, lo que hoy llamamos resilencia.  Esa cap...